Consejos para mantener la privacidad y seguridad de tus datos personales

Consejos para mantener la privacidad y seguridad de tus datos personales

Continuamente estamos accediendo a páginas de internet que nos piden que nos registremos, que aceptemos las famosas cookies o que proporcionemos una serie de datos. También las aplicaciones nos ofrecen contenidos adicionales para instalar en nuestro equipo o navegador. ¿Cómo proceder para salvaguardar lo máximo posible la seguridad y privacidad de nuestros datos personales?

¡Cuidado con el acceso a los contenidos web!

Empresas de software de protección antivirus como Eset nos avisan del peligro del acceso a la información sin tener una serie de pequeñas pautas de comportamiento que pueden ahorrarnos muchos disgustos. Estos son algunos consejos que pueden venirnos bien:

Cuidado con las cookies: Estas herramientas, habituales en la mayoría de las páginas, han pasado a ser parte de la actividad web diaria y son utilizadas, a menudo, para diseñar publicidad personalizada. Puedes evitarlas utilizando tu navegador en “modo incognito” o protegido o, al menos, limpiar de vez en cuando tu historial de navegación y cookies aceptadas.

Cuidado con las fotografías que compartes: No solo estás publicando una imagen personal e, incluso, a veces intima, sino que estás abriendo muchas posibilidades a que se extienda por la red. Quizá cuando quieras retirarla, si puedes, ya haya sido ampliamente difundida.

Sé prudente en las redes sociales: Aunque teóricamente sean gratuitas, en muchos casos el beneficio está en la recopilación de datos con tu información personal, tus gustos y costumbres para proporcionárselos a empresas privadas. A veces pagar por versiones Premium o plataformas más caras puede tener sus ventajas.

Proporciona los datos justos: Cuando subes una foto, actualizas un estado en Facebook o twitter, según como tengas configurado tu dispositivo (cámara, teléfono o PC) también estarás dando tu localización. ¿Realmente crees que es necesario?

Ten varias cuentas de correo: Al igual que en la vida real separas los temas personales de los laborales, con tu correo deberías hacer lo mismo. Así el spam no podrá inundar todas tus direcciones y un posible intruso no tendrá acceso a toda la información de una vez.

Cierra la sesión: Es más cómodo, cuando accedemos a una página que nos solicita identificación, no tener que poner el usuario y la contraseña puesto que, como ya nos habíamos conectado otras veces y no habíamos cerrado sesión, nuestro navegador la recordará por nosotros. Cuidado, cualquier persona que acceda a nuestro dispositivo podrá hacer lo mismo.

Utiliza contraseñas seguras: Seguro que ya has leído cientos de post donde te dan consejos de lo que NO debes poner (fecha de nacimiento, nombre de hijos, …). Lo ideal es una contraseña combinada con números, letras, símbolos, mayúsculas y minúsculas. Es más sencillo de lo que parece. Cambia en cualquier palabra determinadas letras por números o símbolos (por ejemplo: Publ1cid@d)

Asegúrate de ser páginas encriptadas: Al dar datos personales o financieros, asegúrate de que tenga el icono del candado o “https” en barra de direcciones

Cuidado con los links: Desconfía a la hora de hacer un click en un enlace enviado a través de correo electrónico o redes sociales. Si parece excesivamente bueno, posiblemente no lo sea tanto.

¡Lee al instalar nuevo software en tu ordenador!

Para este punto, hay dos pautas fundamentales:

Cuidado con la procedencia del software: Que sea de un sitio de confianza. Existen muchos sitios de descargas que, además del software que tú necesitas, te proporcionarán una gran cantidad de visitantes adicionales que conseguirán información de tu equipo y te inundarán con publicidad.

Fíjate a la hora de instalar: Es muy cómodo instalar las aplicaciones rápidamente dándole siempre al botón “siguiente” y sin leer. Si no te fijas, tendrás una serie de opciones ya premarcadas que autorizan a instalar software adicional, sobre todo en los navegadores. Cuidado, sino es parte del programa, desmarca la casilla.

En definitiva. Tan solo utiliza el sentido común con la información que proporcionas y con los lugares a los que accedes.

Share this post: