Fortaleciendo la Defensa: La Importancia de la Seguridad Activa en Informática

Fortaleciendo la Defensa: La Importancia de la Seguridad Activa en Informática

En los tiempos actuales, todo el mundo intenta estar protegido frente a la inseguridad. Y como estamos de lleno introducidos en la era de la informática, los ordenadores, los móviles, las Tablet, y además usamos estas herramientas normalmente para el trabajo, estamos expuestos a riesgos. Hoy en día, son precisamente los riesgos informáticos unos de los más frecuentes.

Pero la seguridad informática es un tema complicado, especialmente en la actualidad, con el auge del teletrabajo y la aceleración de la transformación digital de las empresas, que nos conducen a un incremento considerable de vulnerabilidades y debilidades.

Los hackers y los ciberdelincuentes están acechando y aprovechando posibles puntos débiles para introducir malware para robar datos importantes de las empresas e incluso ralentizar o desactivar sus sistemas o redes.

Para mantener un rendimiento óptimo en los sistemas y redes informáticas, las empresas precisan trabajar en dos tipos de sistemas de seguridad informática: seguridad activa y seguridad pasiva. ¿En qué consisten? ¿Cuáles son las diferencias entre ellos? Te lo explicamos a continuación.

Seguridad activa y seguridad pasiva en informática

¿Qué son la seguridad activa y la seguridad pasiva?

La seguridad informática o ciberseguridad se puede definir como un conjunto de mecanismos y procedimientos en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) diseñados para brindar protección. Involucra una amplia gama de sistemas y dispositivos, incluyendo hardware, software, redes y todo tipo de equipos informáticos, como dispositivos móviles (teléfonos inteligentes y tabletas) y computadoras de escritorio.

La importancia de implementar sistemas de seguridad activos y pasivos

Garantizar la seguridad de los datos y la información digitales, así como de los sistemas informáticos, es un objetivo difícil pero absolutamente necesario. Es un desafío al que se enfrentan todas las empresas, independientemente de su tamaño, así como los profesionales autónomos. De lo contrario, corren el riesgo de exponer los datos e información que manejan a hackers y ciberdelincuentes cuyo objetivo es utilizarlos con fines fraudulentos, como la venta de datos personales, realizar compras o transacciones bancarias sin consentimiento, suplantación de identidad, etc.

Las consecuencias pueden ser la pérdida de clientes y la credibilidad de la empresa, daños profesionales y económicos, y fuertes multas y sanciones. Otro riesgo posible es el sabotaje digital, que puede afectar gravemente las operaciones, rentabilidad y eficacia de la organización.

Ante las graves consecuencias que puede tener un ciberataque para una empresa, es fundamental utilizar las herramientas disponibles e implementar todas las medidas necesarias para prevenirlo, tanto las preventivas (activas) como las enfocadas a enfrentar la situación cuando ya ha ocurrido un incidente de seguridad (pasivas).

La diferencia entre seguridad activa y seguridad pasiva en TI

La distinción entre la seguridad informática activa y pasiva es en cierto modo temporal y se sustenta en el hecho de que la seguridad activa intenta prevenir el ataque o incidente antes de que suceda, es decir, es proactiva. Por otro lado, la seguridad pasiva se refiere a las medidas que toma la empresa para responder a los problemas de seguridad informática que ya han ocurrido y busca encontrar una solución.

A continuación, se enumeran las principales medidas para cada tipo de seguridad informática.

Medidas de seguridad activa

  • Instalación de software antivirus eficaz y actualizado en los equipos, redes y sistemas de la empresa para combatir los principales tipos de malware (virus informáticos).
  • Diseño e implementación de políticas efectivas para la gestión de contraseñas, credenciales y autorizaciones de los usuarios.
  • Campañas de concientización y formación en seguridad informática para todos los empleados.
  • Auditorías internas y externas para detectar vulnerabilidades en sistemas y equipos, y resolverlas.
  • Copias de seguridad frecuentes y periódicas del software, las aplicaciones, la información y los datos de la empresa.

Medidas de seguridad pasiva

  • Eliminación de malware de los equipos infectados mediante el software adecuado.
  • Recuperación de información perdida o dañada a partir de copias de seguridad realizadas anteriormente.
  • Si se ha detectado un ciberataque, crear particiones en el disco duro o utilizar repositorios independientes para evitar la propagación de malware.

En general, la seguridad activa se considera la opción ideal, ya que implica tomar medidas para prevenir cualquier incidente informático.

Los sistemas de prevención más avanzados, recomendados para empresas con información especialmente sensible (banca, salud, control de tráfico y otros servicios esenciales), contratan analistas especializados para prevenir y neutralizar futuros ciberataques mediante complejos sistemas de defensa. Estos sistemas combinan conocimientos y experiencias de situaciones pasadas con información en tiempo real sobre múltiples parámetros.

En Aratecnia somos expertos en ciberseguridad activa. Contacta con nosotros si quieres más información o un presupuesto para tu empresa. Estaremos encantados de ayudarte.

Share this post: