Caminamos hacia la digitalización.  Y al mismo tiempo que nos aprovechamos de sus ventajas nos vemos expuestos a los riesgos que conlleva. El manejo constante de los teléfonos móviles, la comunicación instantánea en Internet con personas situadas en lugares muy lejanos, la realización de transacciones comerciales entre empresas de distintos continentes a través de los medios digitales, las monedas virtuales, el Big data o el IoT vienen de la mano de riesgos de seguridad en los sistemas y en la privacidad de la información. 

Las empresas tienen que analizar los riesgos informáticos, lo que supone investigar los diferentes peligros que acechan a nivel informático y que pueden originar situaciones de amenaza a los negocios, tales como intrusiones o robos que comprometen los datos o ataques externos en forma de virus, que provocan períodos de falta de actividad 

riesgos informáticos

¿Cómo se ejecutan las medidas para mitigar los riesgos informáticos? 

El primer objetivo es la identificación de todos los activos de información de la empresa y evaluar los riesgos a los que se ven expuestos, que pueden ser de 3 tipos: desastres naturales, errores humanos o ataques externos. 

Respecto a los desastres naturales tenemos un ejemplo muy reciente en España: los incendios que hemos padecido este verano han provocado multitud de daños materiales y personales. Pensemos en la quema de nuestro hogar con todo lo que hay en él, también nuestros ordenadores. Y traslademos eso a empresas con grandes servidores que controlan multitud de computadoras. Sobrecargas en la red eléctrica, inundaciones, terremotos, las posibilidades de la naturaleza son inmensas si le da por causar el pánico en la población. 

Otro ejemplo más fulminante incluso es una pandemia como la COVID 19, que nos obligó a quedarnos en casa, paralizando los medios de producción. Ante esas situaciones, hay delincuentes cibernéticos que se hacen pasar por organizaciones de salud acreditadas y realizan campañas de phishing 

Un análisis de riesgos debe contener información detallada, pormenorizada, de los riesgos que podrían afectar a los sistemas de TI de la empresa 

Errores humanos: Sin querer, podemos abrir un correo malicioso pensando que es veraz. Un empleado con privilegios superiores a los de su cargo, puede realizar acciones que atenten contra los datos o generen un funcionamiento anormal de los equipos 

Finalmente, los ataques externos se originan porque los ciberdelincuentes siempre tienen como meta las empresas y sus sistemas, que pueden usar de forma malintencionada para el robo de datos bancarios o de índole comercial o personal 

Vislumbrando con estas situaciones los riesgos, debemos estar prevenidos con las siguientes acciones preventivas básicas: 

  • Sistemas de ciberseguridad en la nube y planes de recuperación de desastres 
  • Instalación de software de seguridad y firewall 
  • Monitorización de los roles de los usuarios de nuestros sistemas 
  • Posible contratación de seguros que corran con los riesgos 
  • Instauración de sistemas alternativos para garantizar la seguridad del sistema 

Si todo este mundo te resulta complicado o prefieres, simplemente, dejar en manos de expertos estas responsabilidades, contacta con Aratecnia, una empresa que está acostumbrada a lidiar y a ayudar a las compañías ante esta problemática