Realizar una adecuada gestión de riesgos y vulnerabilidades es totalmente necesario para garantizar los niveles de seguridad de la información que depende de la empresa. Solo así se pueden identificar las amenazas que pueden afectar a las vulnerabilidades para establecer las medidas para solucionar los problemas que se puedan crear. 

Que es una gestión de riesgos 

Lo primero que se debe tener en cuenta para realizar una buena gestión de riesgos es identificar los activos de información que tiene la empresa, que están constituidos por: 

  • Datos. 
  • Hardware. 
  • Documentos escritos. 
  • Trabajadores de la empresa. 

Sobre todos estos factores hay que establecer las amenazas, riesgos y vulnerabilidades

Una amenaza se define como cualquier evento que puede dañar la información almacenada en los dispositivos de la empresa. 

Se relaciona con los trabajadores, fallos técnicos y efectos naturales. Hablamos de ataques informáticos externos, errores del personal de la empresa, infecciones por virus, tormentas, terremotos o problemas eléctricos que afecten a los equipos. 

Una vulnerabilidad es un riesgo que atañe a la seguridad en la información. Si una amenaza se materializa y tenemos una vulnerabilidad que se vea afectada se puede producir algún tipo de pérdida para la empresa. 

Cómo hacer una correcta gestión de riesgos y vulnerabilidades 

Lo primero es valorar los puntos críticos de la empresa. Se mide la posibilidad de que haya un riesgo y el impacto que supondría su materialización. 

Aquí caben varios factores: 

  • Pérdidas económicas. 
  • Reputación empresarial, en cuanto a que puede afectar a su imagen. 
  • El daño que se puede producir sobre la pérdida de información. 

Además, hay que establecer unas medidas de control que se relacionan con el tipo de amenaza y el riesgo que representa para la empresa.  

Hay cuatro formas de afrontar un riego: 

  • Aceptar: Realizar un monitoreo sobre él. 
  • Transferir: Contratar algún seguro que reduzca el coste de una eventual pérdida. 
  • Mitigar: Implementar medidas preventivas o correctivas para reducir la posibilidad de que algo malo ocurra o bien minimizar el impacto si eso llega a pasar. 
  • Evitar el riesgo, eliminando esos archivos de información y la actividad que puedan conllevar. 

Una gestión de riesgos y vulnerabilidades debe tener en cuenta el costo de las medidas de control, la importancia que determinada información tiene para la empresa y hasta dónde llegan los puntos críticos del riesgo que le afecta, para conseguir un equilibrio entre estos tres factores. 

Es realmente necesario para la tranquilidad del negocio identificar los riesgos para poder actuar cuando se presenten o tratar de evitar que esto suceda. 

Aratecnia empresa informática en Aragón, se ocupa de la gestión de riesgos y vulnerabilidades de las empresas, realizando un completo análisis en sus instalaciones o en nuestro laboratorio dotado de la más moderna tecnología. Póngase en contacto con nosotros y le ayudaremos.