La tecnología biométrica está en pleno desarrollo. Se trata de identificar las propiedades físicas de las personas o comportamientos. Los sensores biométricos constituyen una auténtica revolución si hablamos de seguridad. 

Qué son los sensores biométricos 

sensores biométricos

Cada vez resulta más complicado competir en cuestiones de seguridad con la tecnología biométrica. Contraseñas, números PIN, tarjetas magnéticas y otros sistemas de protección no son tan fiables como el examen de los rasgos físicos de una persona por una razón evidente: Estos son muy difíciles de falsificar. 

Para esto sirven los sensores biométricos que pueden detectar huellas dactilares, el ADN, la voz, el iris del ojo o el sistema vascular como sistemas de identificación y autentificación. 

Un sensor biométrico transforma los rasgos físicos de una persona en señales eléctricas. De esta forma mide factores como la luz, temperatura y demás estímulos energéticos con el objeto de identificar al usuario en un sistema de seguridad. 

Tipos de sensores biométricos 

Podemos hablar de dos tipos de sensores biométricos: 

  • Biometría fisiológica: Mide el reconocimiento de rostro, iris de los ojos, huella digital, amplitud de la mano y ADN. 

Las huellas digitales están formadas por los surcos existentes entre la piel de los dedos y son  únicas para cada individuo. Hoy en día muchos smartphones admiten este sistema de  identificación para el propietario del móvil. 

  En cuanto a la entrada a oficinas, edificios de la administración, etc. Los sensores  biométricos se han impuesto para evitar cualquier tipo de fraude a la seguridad. 

  • Biometría del comportamiento: En este caso lo que se usa es el reconocimiento de firma, voz o la velocidad de pulsión de teclas. 

Por ejemplo, en el reconocimiento de firmas, el sensor biométrico valora distintos factores,   como la presión aplicada, curvas, actividad física manual en el momento de estampar la  firma e, incluso, la velocidad. 

Como vemos los sensores biométricos resultan muy útiles para la protección de datos de cara a conseguir la máxima seguridad en edificios industriales y de oficinas. 

El Big Data es la base de un sistema de seguridad moderno 

El Big Data es la herramienta utilizada para el reconocimiento biométrico; esto es lo que sucede en el caso del reconocimiento facial, por ejemplo. 

Todo está basado en el uso de algoritmos, IA o Machine Learning, lo que solamente se puede realizar mediante Big Data. 

Y, aunque estas aplicaciones se utilizan dentro del campo de la seguridad, se puede decir que a raíz de la pandemia de COVID-19 su uso se está extendiendo a otros campos como el de la enseñanza, debido a la presencia virtual de muchos alumnos, impuesto por las restricciones impuestas. 

Aratecnia es una de las empresas innovadoras en sistemas de seguridad para otras compañías. Acceder a ellas es un asunto delicado para el cual tenemos las herramientas específicas y necesarias. Póngase en contacto con nosotros y le ayudaremos.